economía azul

La propuesta de la Economía Azul de Gunter Pauli, presenta una perspectiva que posibilita contrapesar los procesos de globalización, haciendo uso de los conocimientos que se tienen sobre la forma en cómo la naturaleza soluciona sus problemas para sostenerse y aprovechar de la mejor forma los productos e insumos que resultan de cada proceso.

hacia una escuela para la sociedad

Aunque desde mediados de los años 70 se empezó a ver la necesidad de abordar en las universidades la ética ambiental como una disciplina debido a la urgencia por analizar críticamente y transformar las relaciones que hasta el momento habían construido las sociedades humanas con el ambiente del que forman parte (Rozzi, et al., 2001); para muchas comunidades indígenas y culturas ancestrales, la ética ha sido un tema histórico y fundamental en sus formas de organización social, en busca de una relación más respetuosa con el mundo natural. Es por ello que se justifica la necesidad de construir espacios de diálogo en donde no solo sean reconocidos los conocimientos (relativamente recientes) elaborados por la comunidad científica (antropólogos, históricos, ecólogos, físicos, filósofos, entre otros), para superar la crisis ambiental, sino también aquellos saberes que durante muchos años han aportado en la construcción de relaciones sostenibles con el ambiente.
Así, la ética ambiental además de ser un tema de moda en los currículos de las instituciones educativas impuestos por la “cultura dominante” (en palabras de Rigoberta Menchú Tum, primera mujer de raza indígena en recibir un Premio Nobel, 1992) como necesidades mundiales; es una necesidad en nuestros territorios para contrapesar los procesos de globalización y de homogenización biológica y cultural. Al respecto, es muy importante que conozcamos los saberes que han construido, por ejemplo, nuestras comunidades campesinas, basados en prácticas ambientalmente “sostenibles” , y que presentan una alternativa económica y política diferente al modelo de mercado libre actualmente imperante.
Desde esta perspectiva, la propuesta educativa de la Escuela Pedagógica Experimental en el ámbito de lo ambiental retoma los planteamientos de Gunter Pauli (2011), en su libro sobre Economía Azul, cuando menciona la importancia de transformar la visión tradicional de la enseñanza (hasta ahora centrada en los contenidos); que ha aportado muy poco en la solución a problemas locales. De tal forma que, en concordancia con el autor, “quizá la mayor libertad que podamos ofrecer a nuestro hijos sea permitirles pensar de otra manera y, lo que es más importante, actuar de otra manera (…) si enseñamos a los niños solo lo que conocemos, nunca podrán hacerlo mejor que nosotros” (Pauli, 2011, p.17). Como plantea Ricardo Rozzi (1997) (citado por Rozzi, et al. 2001, p. 326) una ética ambiental “demanda también transformar los sistemas educacionales adoptando aproximaciones internas culturales con participación de comunidades indígenas y campesinas, trabajadores urbanos y rurales, donde los estudiantes sean educados para ser ciudadanos y no meramente consumidores”.

Entonces, los proyectos educativos ambientales fundamentados en los principios de la Economía Azul, además de proponer como elemento definitivo el diálogo de saberes, tienen como intención transformar el círculo vicioso que actualmente alimenta la crisis ambiental, en donde elementos como: la explosión demográfica, el crecimiento industrial desbocado, el declive de valores éticos y la degradación medioambiental, se retroalimentan positivamente. Así, se hace necesario empezar a cuestionar los principios de la economía de mercado libre, conceptualizados por el filósofo escocés Adam Smith (quien introdujo el interés individual como un aspecto de la naturaleza humana), y que suponen equivocadamente “que los costos y beneficios del intercambio económico afectan solo a los participantes en la transacción” (Rozzi, et al. 2001, p.262), desde una mirada de sistema cerrado.

Como resultado evidente de estas dinámicas de mercado podemos encontrar que se han promovido procesos de expropiación y concentración de la propiedad de la tierra, migraciones forzadas de las poblaciones rurales a las grandes ciudades, desplazamientos obligados de las personas a áreas ambientales protegidas, concentración de bienes y beneficios en un grupo pequeño de personas y corporaciones, entre otros. En tal sentido, se hace relevante que toda propuesta ambiental, ya sea a nivel escolar o no, plantee alternativas a la economía, ya que el actual modelo considera “las transacciones del mercado como un sistema cerrado, independiente de contextos sociales y ambientales más amplios” (Rozzi, et al. 2001, p.262), al punto que supone por ejemplo, que en el proceso de extracción del oro solo se afectan los involucrados directamente al momento de la transacción; y se omiten los costos ambientales y sociales provocados por esta actividad.

Alternativas al modelo económico actual

La Economía Azul, como propuesta ambiental, también plantea alternativas al modelo económico actual, cuando busca generar modos de vida sostenible y, al mismo tiempo, satisfacer las necesidades básicas de todos, sin excluir a ninguna persona; de tal forma que, las acciones ambientales no se centran, como hasta ahora ha ocurrido, en la producción de elementos que sean biodegradables y que buscan solo mitigar el impacto del hombre en el medio (a propósito de la Economía Verde), sino en construir ejes de acción, fundamentados en los conocimientos que se tienen sobre los sistemas naturales.

En otras palabras, es importante que empecemos a ver la economía como un sistema abierto en el que ocurre un intercambio permanente de materia y energía entre las diferentes organizaciones sociales y culturas con los sistemas naturales. En este caso, por ejemplo se puede pensar en imitar la eficiencia sin residuos de los ecosistemas, pues, con seguridad, como plantea Gunter Pauli (2011), muchos de los problemas de sostenibilidad a los que se enfrenta la humanidad ya los ha resuelto el mundo natural, de forma que estudiar los ecosistemas nos puede permitir aprender otras formas de ver los sistemas de producción y consumo, eliminando, el concepto de desecho e imitando el ciclado de nutrientes y energía tal como sucede en la naturaleza.

Los proyectos ambientales que se construyeron en el marco de la economía azul, al interior de la Escuela Pedagógica Experimental, retoman varios de los principios anteriormente mencionados, y desde su inicio en el año 2012, pretenden transformar las actitudes y acciones frente al concepto de desecho, pues lo que es desecho para unos es materia disponible para otros. Realmente, el problema está en que malgastamos los residuos que generamos, y hacemos económicamente insostenible este sistema.

gunter pauli

gunter pauli

Creador de La Economía Azul. Innovador, profesor y multiemprendedor.

Fundador y Presidente de la Fundación ZERI (Zero Emissions Research and Initiatives) y creador de la Economía Azul, concepto lanzado en su libro “The Blue Economy”, traducido a treinta idiomas y adoptado como documento propio por el Club de Roma.

Convencido de que el modelo económico más eficiente es la Naturaleza y que lo indispensable para la vida está disponible a nuestro alcance, desde el 2004 ha diseñado más de 150 proyectos y modelos de negocio, y desde el 2010, publica Open Source un modelo de innovación empresarial semanalmente con el fin de promover el emprendimiento. Cientos de iniciativas emprendedoras han sido puestas en marcha en muchos lugares del mundo, gracias a las teorías inspiradoras de Gunter.

Miembro del Club de Roma, Fellow de la Academia Mundial de las Artes y las Ciencias, Creative Fellow del Club de Budapest, profesor del Politécnico de Turín, y asesor del Gobierno Japonés y de las Naciones Unidas.

.

Aprende más sobre economía azul

Aprende más sobre economía azul

En este documento podrás conocer más sobre la propuesta de Economía Azul y su implementación en la Escuela Pedagógica Experimental.

E.P.E - ESCUELA PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL

Una escuela como la soñaste

TELÉFONOS: (+57 1) 6486823 - 6485371
CELULARES: (+57) 3143824470 - 3143824445
KILÓMETRO 4,5 VÍA A LA CALERA
BOGOTÁ D.C., COLOMBIA

Síguenos en redes y no te pierdas nada: